LA MAGA: CUADERNOS NOTEBOOKS

AWAKEN TO THE DREAM - DESPIERTA A TUS SUEÑOS

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

A guisa de loa.

E-mail Print PDF
 
  Normal
  0
  
  
  
  21
  
  
  false
  false
  false
  
  ES-MX
  X-NONE
  X-NONE
  
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
  
  MicrosoftInternetExplorer4
  
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
  

 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 


               
Déjame tomar asiento

En tu preciosa canoa

Y poner al cielo proa

Navegando por el viento.

(Emilio Ballagas a la Virgencita de la Caridad del Cobre...).

Habiendo tomado asiento en tan pre-

ciosa canoa, proa al cielo yo navego,

escuchando por el viento

tu claro canto en mi aliento.

Permíteme este cuento, Virgencita, a guisa de loa. De lo que

me acaeció en México, Señora, antes de conocerte y después que me enseñaras a escuchar con tus ojos y a ver con tus oídos el dulce y pla-

centero quehacer de los pájaros, el sosegado suspiro de las flores.

Ellas ordenan un vuelo en el que sólo tú mandas con tu amor, nuestro consuelo. Ellas nos acompañan por el camino que conduce a tu her-

mosura, nuestra quietud: Siendo yo también hija del viento y de la

montaña y del arroyo --siendo que te arrullo entre mis senos, Virgen,

cuando pienso en lo que te han hecho, en lo que nos hemos hecho,

todo por no saber creer en Dios. O por mal creer en “Él”.

Pero, tómame de la mano como cuando has querido hablarme, po-

ner en mi pico la miel de tus antojos. Déjame que te cuente el cuento

que yo siento, de cómo --antes de tomarme de la mano, me tocaste so-

bre el hombro primero. Y, ¿por qué es que te lo cuento si ya tú

lo sabes todo? Será que sólo así logrará nuestra canción llegarle

hasta el corazón y elevar hacia ti a tus criaturas: Ellas no saben sin tus consejos entrar en el suave calor de tus ensueños.

Déjame volver a las

praderas donde tu palabra silente se hace verde pasto que el ganado rumia y,

plácido, nos devuelve enriquecido, presto a otorgarnos la gracia de tus milagrosas flores, siempre. *(Ver Glosa...)

Glosa:

Las rosas de la Virgen de Guadalupe son flores, no como las “rosas de Castilla” precisamente sino como las documentadas por Gordon Wasson,

Carlos Castaneda, Richard Evans-Schultes y otros muchos etnobotá-

nicos y etnólogos. Se trata de los “niñitos”, de los angelitos, como los que

se muestran en la capilla de Tonantzintlá: esos que vienen a lavarnos la pupila del dulce mirar: --a poner en nuestros ojos el diamante cristalino, perfecto, que da C (L) A R I D A D.

El “hilo conductor” de estos versos y aclaraciones insiste en que la inspiración proviene de ambas vírgenes: ellas en definitiva son una misma, con muchos rostros, para los que han sido testigos de su poder de imaginación (dadora de imágenes, la imaginación).

Navidad es Caridad, para los que saben qué es la Navidad y por ello,

también, cuando se dice “Caridad” a qué se alude. Ignorancia no es

ni Caridad ni Navidad --ignorancia es genocidio, guerra, sacrilegio: es

tomar como recurso de vil enriquecimiento privado lo que, obligada-

mente ha de permanecer fuente inexhaustible de bienestar espiritual --

regalo --celestialmente terrenal, terrenalmente celestial-- para toda criatura que busca perderse y encontrarse en tu regazo, María, Madre, Gaía.

EL MENSAJE CLARIVIDENTEMENTE RECIBIDO suena así:

(S.O.S) LA VIRGEN DE GUADALUPE Y SU ALIADA DE

SIEMPRE, LA CARIDAD DEL COBRE

HUMILDEMENTE PEDIMOS:

¡QUE YA DEJEN DE PISOTEARNOS LAS FLORES!

Glosa a la glosa: “Rosas” en aquella época no eran sólo rosas, como “las de Castilla”, sino todas las flores del mundo y, muy especialmente, las enteógenas, “dadoras de visión divina”, cuyos frutos, tallos, pétalos, tubérculos, raíces y semillas

tienen la propiedad de elevarnos (siempre que el sujeto se

preste, claro está) hasta el regazo divino, permitiéndole a

la Belleza contemplarse en las “ventanas” de nuestros

espejos impregnados del cristal que en sus flores se gesta:

C R I S T O - C R I S T A L I N O: la mirada de Cristo es

manantial y la belleza su sonrisa para-con nosotros (* y * *)

* Simona/e Weil (1909-1943): La belleza es la sonrisa de ternura que

Cristo le envía a la criatura a través de la materia.

* * John Allegro en El hongo sagrado y la cruz revela lo más

secreto de los sagrados misterios sin quitarles profundidad. Lo

legítimamente misterioso no deja de irradiar su sorpresa aún cuando ha sido expuesto a la inclemente luz de la razón.

Sólo por sus propios medios la razón habrá de ser vencida sin que se pierda la razón. La paradoja es una contradicción legítima que tiene el poder de dejarnos ver el lado más oscuro de la luna.

Las contradicciones legítimas nos acercan a la verdad total que no tiene nombre: los polos opuestos coinciden a un nivel superior del entendimiento. Por el contrario, las contradicciones i-legítimas destruyen toda tentativa de razón razonable y justa: como, por ejemplo, pretender que la “vida” pueda decirse

“sagrada” mientras a las personas se las tiene por objetos. Que al ser humano se le aniquile en nombre de la “sacralidad de la vida” es una muy burguesa simpleza que

no le conviene a ninguna iglesia, ni a más nadie...

Pisotean a las flores de la Virgen quienes trafican con ellas.

No son buena gente: Pecan contra el Espíritu Santo. No

creen en la muerte, pero cómo la riegan. No saben que

el espíritu también muere en su pestilencia cuando

el cuerpo, lo material, ha sido tomado como fin- en- sí

y no como medio propio hacia el único fin verdadero

que es el Amor (decir Dios es redundancia).

Esto es lo que discurría María camino de la escuela.

Su inspiración se quedó instantáneamente pasmada

a la intemperie del frío navideño en medio de este aún

más o menos placentero “infierno entre dos aguas”.

El Poema la anegaba a borbotones mientras, erguida,

languidecía en el timón . Un pedazote le cayó del

cielo, le atravesó los sesos y se le escapó, en un

Santiamén, por la ventana abierta a los cuatro vientos a

pesar del inusitado fresco. La voz le llegaba de nuestro

más-allá-adentro, inexhaustible: aunque no atinara de

momento a escribir y a atestiguar lo que decía,

la misma voz siempre, imperturbable, regresaba...

Los “heraldos blancos” amanecían con cada

vez mayor frecuencia en medio de un “Heraldo” hispano y

negro, indio y mexicano, cubano y yoruba: al final del

siglo y del milenio, más católico que romano (por muy

romanos que algunos se dijeran): la Verdad siempre es

Católica, es decir, Universal. Gracias habría de enviarle a la siempre divina Dora Amador por su Benedicta tu

in mulieribus del jueves, 19 de diciembre (p. 16A):

el principio de lo que transmito y comento data del 12 de di-

ciembre, día de Nuestra Señora de Las Américas, Esa que, como dice y dirá este cuento --que por poco y ya te cuento--

me llevó a un inesperado encuentro con su rostro, en-

cendido --dorado y adorado: la dulce, entrañable Virgen de

nuestro “cristiana/mente africano, africana/mente cristiano¨

suelo -- y todo en medio del Malecón y frente a un negro hin-

cado, deshecho, como el de las estampitas, perdido

ante la mar que no se lo llevaba.

(Y yo, dice esta medium a pesar de sí, que jamás creí en la Virgen, Esa cuyo

culto me molestaba en el lecho toda vez que en las madruga-

das de la mentada novena llegaba a interrumpirme el sueño,

la sonada cantilena de “la-gua-da-lu-pa-na, la-gua-da-lu-pa-na,

la-gua-da-lu-pa-na- ba-jó- al- Te-pe-yac...”)

Ahora, 20 de diciembre y a pocos días de la Navidad,

tu imagen se multiplica por todos lados: el Heraldo más

negro abre sus páginas a los heraldos blancos que cantan

su fe en tu bendita intercesión, María, Madre Gaía, dadora

de vida plena y de resurrección.

Y esta servidora, ¿qué puede hacer con tu

Voz persistente que la jala (como suena) con sus alas,

aunque ella supone tener que hacer otras cosas tam-

bién, y aparte,* de ser la esclava de tu imponente

(con todo y muy sutil) P R E S E N C I A? **

como ir a encontrar a Virginia en una remota esquina, titiritando

--“Virgen”, quien nos apoya, desde hace mucho más de veinte

años, cumpliéndonos con nuestro quehacer y, a estas alturas,

teniendo que pagarle miles de dólares a “la migra” para poder

disfrutar de su nieto, y de su sobrina, en esta su antigua, bien

trillada, tierra de promisión... **Qué se puede hacer ante tu

insistencia y persistencia por darte a conocer y dejarle saber

a los hombres tus cuitas, como no sea tratar, corriendo,

de que te lea el Señor Mestre y te publique, ahora que

vuelve a ser Navidad...

“C O N T I N U A R A”, nos lo promete E L L A... (la que firma a su vez se atreve a transcribir lo más que pueda de todo lo mucho que se le presente: de otros dependerá abrir su corazón y medios a lo que la Madre Tierra nos dicta y que es de su cosecha...). Varios títulos se sugieren para continuar el mensaje, aunque a algunos, por no saber de qué se trata, les parezca una “irreverencia” (irreverencia es decidir sobre cosas de las que no se tiene conocimiento). Qué os parece hablar de La teología, los hongos y la liberación”, por ejemplo...Nueva historia de un viejo mito: capítulo que le faltó a un libro que logré leer gracias a la feria del libro, La Diosa de Las Américas, publicado hace unos días: ¨The Goddess of the Americas” (original inglés, Ana Castillo, editora, Riverhead Books, N.Y., 1996) Otros títulos en proceso: Cristo y el amanita muscaria, raíz del soma.

El significado de la inmaculada concepción. Siguiéndole la pista a Wasson, Allegro, Evans-Schultes y Hans Peter Duerr (Dreamtime: On the Boundaries between Wilderness and Civilization.). Etc...etc...etc... Please advise!

[ La contestación de Ramón fue que mejor probara con Tel quel que no leo hace más de veinte años... El Heraldo se refiere al “Nuevo Herald” donde envié el texto por no saber, como casi siempre, qué mejor hacer con él...La parte pertinente de este texto funciona como introducción a los cuentos relacionados a La Guadalupana...]

RESCATADO DE VARIOS NAUFRAGIOS EL MES DE JUNIO DEL 2002-06-19 y vuelto a rescatar en julio-agosto del 2012… para incluir entre los poemas de “El Seno Infinito”.

Sylvia María Valls

Valle de Bravo, Edo. México

Last Updated on Friday, 03 August 2012 18:56