LA MAGA: CUADERNOS NOTEBOOKS

AWAKEN TO THE DREAM - DESPIERTA A TUS SUEÑOS

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Mártir por nuestras libertades

E-mail Print PDF
Amigos, por diversas fuentes he estado recibiendo la noticia y los comentarios sobre el suicidio de Aaron Swartz, el 11 de enero, un joven 'informatizador' de 26 años decidido a democratizar en forma total la distribución de conocimientos científicos a través de internet, en especial la información académica producida en las torres de investigación de las universidades (como el MIT)...
Logró bajar muchísima información, más de cuatro millones de documentos... aún sin distribuirla y sin que el sitio transparentado hiciera queja legal, fue arrestado y sometido a un juicio que implicaba una posible condena de 30 años de cárcel...
Swartz era un enjundioso joven abocado plenamente a la lucha por los derechos humanos, todo mundo lo reconocía como un auténtico luchador social por la justicia social... en sus últimos tiempos se abocaba a informar sobre cómo sucedieron los fraudes bancarios y especulativos que reventaron la burbuja financiera del 2008, fraudes que acarrearon tantas desgracias en la gente común... Para algunos era un 'hacker' vil pero para el inmenso proletariado cognitivo del mundo, que no puede acceder a la ciencia por sus altos precios en el sistema, impuestos por quienes han hecho de ella una mercancía al beneficio de unos cuantos, Swartz era un héroe...
Un héroe equiparable a aquel Daniel Ellberg, quien en tiempos de la guerra del Vietnam logró hacer públicos los escandalosos 'documentos del Pentágono', denunciando las sucias maniobras que intentaban legitimizar una intervención militar... la muerte de Swartz nos recuerda las inmolaciones en llamas de aquellos monjes budistas que protestaban por las masacres de civiles que impunemente se perpetraban en Vietnam... y en estos años, ante las atrocidades de un sistema antisocial, los similares suicidios de gente común, como aquel que desde Túnez provocó el surgimiento de la Primavera Árabe...

La concentración y privatización de la información/conocimiento ha sido la práctica del poder hegemónico mundial, y que ultimamente se ha visto más que desafiado... como ha sido el caso del joven laborando en inteligencia militar de los Estados Unidos, Bradley Manning, actualmente torturado y aún sin juicio... quien tuvo acceso a inmensa información sobre las mentiras y contradicciones de practicamente todos los gobiernos del mundo... pasándola a Julian Assange, hoy asilado en la embajada de Ecuador, quien a través de Wikileaks ha distribuido mundialmente la información que expone las múltiples fechorías de políticos de alto nivel...

 

Ante estos hechos desafiantes, el sistema responde en forma fulminante, acorralando y eliminando de diversas formas a estos jovenes liberadores que luchan por la verdad y la justicia... informar, relatar, conocer, saber, apreciar, lo que sucede, en la forma más transparente posible, no solo es un derecho... es un deber, cuando la información existente se torna un secreto o una mercancía al servicio exclusivo de una plutocracia mundial dotada de ejércitos sin fin... se necesitan muchos más jóvenes como Manning, Assange o Swartz... merecen respeto, aprecio y protección...

 

El suicidio de gente noble es un llamado a las conciencias atentas al predicamento de la humanidad... pero hoy hay otro tipo de llamado, dirigido a la clase dominante, los militares que han cumplido misiones de guerra y luego se suicidan, son hoy muchos más que sus compañeros muertos en combate...

 

Escribo estas lineas y las comparto con amigos, embargado de pena pero también de admiración... Saludos. Luis.

 

 

-----

El suicidio de Aaron Swartz “libera” miles de documentos en la red

Por Jorge Izquierdo

“Usó sus prodigiosos talentos como programador y tecnólogo no para enriquecerse, sino para hacer Internet y el mundo un lugar más justo y mejor”, es la declaración que, a modo de epitafio, la familia y la pareja de Aaron Swartz han dejado en una página web memorial tras el suicidio de este genio de la informática el pasado día 11 de enero, en Nueva York. Swartz decidió quitarse la vida. Tenía 26 años y se había convertido en un referente del activismo online, había luchado por la información gratuita y contra los intentos por privatizar el acceso a la misma. Ese activismo le había costado un arresto en julio de 2011, acusado de haber accedido ilegalmente al contenido de un archivo académico online (JSTOR) y haberse descargado más de cuatro millones de documentos. El caso seguía en proceso y se enfrentaba, por los distintos cargos, a una pena que podía acabar con varios años de prisión.
Tres días después de su suicidio, paradójicamente, Aaron ha conseguido su objetivo. Desde el 14 de enero y bajo el hashtag #PDFtribute miles de académicos y científicos de todo el mundo están liberando sus trabajos en formato PDF. El éxito ha sido tan rotundo que incluso se ha creado una web que recopila toda la información que se está generando.
En julio de 2008, Aaron Swartz había hecho un llamamiento a la comunidad científica para unirse en la lucha contra la privatización de la información científica pero el éxito que había obtenido como programador, no lo consiguió como activista, hasta ahora. Ha tenido que morir para conseguir que sus ideas, recogidas en El manifiesto por la Guerrilla del Open Access, sean seguidas por miles de personas en todo el mundo.
Teóricamente esta “liberalización” de archivos que ha comenzado en todo el mundo, ha surgido como un homenaje a este genio que quizá no se hubiera suicidado si la idea hubiese cundido cuando publicó su manifiesto en 2008.
Contenido del Manifiesto por la Guerrilla del Open Access
La información es poder. Pero, como todo poder, están aquellos que quieren mantenerlo para ellos solos. El patrimonio científico y cultural del mundo, publicado a lo largo de los siglos en libros y revistas, está cada vez más digitalizado y encerrado por un puñado de corporaciones privadas. ¿Quieres leer los documentos que presentan los resultados más importantes del mundo científico? Necesitarás enviar enormes cantidades de dinero para editoriales como Reed Elsevier.
Están aquellos que luchan para cambiar esta situación. El Movimiento Open Acces ha luchado con valentía para garantizar que los científicos no pierdan sus derechos de autor, sino que, en vez de eso, que su trabajo sea publicado en internet bajo términos que permiten el libre acceso a cualquiera. Pero, incluso en los mejores escenarios, no habrá efecto retroactivo y solamente se aplicaría a los documentos publicados en el futuro. Todo lo publicado hasta ahora continuaría sin ser accesible.
Supone un precio muy alto. ¿Obligar a los investigadores a pagar para leer el trabajo de sus colegas? ¿Digitalizar bibliotecas enteras pero permitiendo solo al personal de Google que pueda leerlas? ¿Ofrecer artículos científicos para los que están en universidades de élite del Primer Mundo, pero no para los niños del Tercer Mund)? Algo así es escandaloso e inaceptable.
Hay algo que podemos hacer, algo que ya se está haciendo: contraatacar.
Aquellos con acceso a esos recursos –estudiantes, bibliotecarios, científicos– a todos vosotros os fue otorgado un privilegio. Mientras el resto del mundo está bloqueado, vosotros os dais un banquete de sabiduría y conocimiento. Pero vosotros no necesitáis –en verdad, moralmente, no debéis– mantener este privilegio exclusivamente para vosotros. Tenéis el deber de compartir eso con el mundo. Y vosotros tenéis las contraseñas, tenéis que intercambiar las contraseñas, y llevar a cabo los pedidos de descarga de vuestros amigos y colegas.
Mientras tanto, aquellos que fueron bloqueados no están de brazos cruzados. Apareces a través de agujeros de seguridad y te saltas las vallas, liberando así la información encerrada por las editoriales y compartiéndola con tus amigos.
Pero toda esta actividad transcurre en la oscuridad, en un escondido subsuelo. Se le llama robo o piratería, como si compartir una riqueza de conocimientos fuese el equivalente moral a abordar un navío y asesinar a su tripulación. Pero compartir no es inmoral es un imperativo moral. Solamente aquellos ciegos por la codicia negarán a un amigo hacer una copia.
Las grandes corporaciones, evidentemente, están ciegas por la codicia. Las leyes bajo las que ellas operan exigen exactamente eso, sus accionistas se rebelarían por ganar menos. Y los políticos sobornados aprueban leyes dándoles el poder exclusivo para decidir quién puede hacer copias.

No hay nada justo al seguir leyes injustas. Es hora de salir a la luz y, en la gran tradición de la desobediencia civil, declarar nuestra oposición a este robo privado de la cultura pública.
Tenemos que tomar la información, esté donde esté almacenada, hacer nuestras copias y compartirla con el mundo. Tenemos que tomar material que está protegido por derechos de autor y añadirlo al archivo para que pueda ser descargado
Tenemos que comprar bancos de datos secretos y colocarlos en la Web. Tenemos que descargar revistas científicas y subirlas a las redes de intercambio de archivos. Tenemos que luchar por la Guerrilla del Open Access.
Si somos los suficientes, alrededor del mundo, no solo vamos a mandar un fuerte mensaje de oposición a la privatización del conocimiento, vamos a convertirlo en algo del pasado. ¿Quieres unirte a nosotros?

 


--
This message has been scanned for viruses and
dangerous content by MailScanner, and is
believed to be clean.

--
Usted ha recibido este mensaje porque está suscrito al Grupo Google “RIPESS Latinoamérica y Caribe”.

SI DESEA CANCELAR SU SUSCRIPCIÓN A ESTE GRUPO, envíe un mensaje a ripess-region-latinoamerica+ This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

SI QUIERE PUBLICAR EN ESTE GRUPO, dirija su mensaje a This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Last Updated on Friday, 25 January 2013 02:17