LA MAGA: CUADERNOS NOTEBOOKS

AWAKEN TO THE DREAM - DESPIERTA A TUS SUEÑOS

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

RESPUESTA GUADALUPANA IV... PROPUESTAS

E-mail Print PDF

RESPUESTA GUADALUPANA IV : La Virgen de Guadalupe propone, para que los humanos dispongan en su más plena libertad:

“Lo que es mejor no puede proceder de lo que es peor” aseveró en su momento “La Marciana” Simona Weil (1909-1943). Para que pueda haber esperanza, es necesario mirar en la dirección de una urgente elevación espiritual para la cual muchos humanos se vienen preparando. El sabio uso de nuestras plantas sagradas nos ayuda a elevarnos, a purgarnos de nuestras porquerías. El “diablo”, el “maligno”, quiere que nos dejemos llevar de su mano y para ello nos tienta con sus chingaderas, todas esclavizantes y aniquiladoras de nuestra humanidad. Lo que ciertas “drogas” destruyen, y no otras, es la voluntad de la persona. Sin su voluntad, el ser humano rescinde de lo que lo distingue de las bestias, sin haber por ello ganado en la natural sabiduría de las mismas, que es la que las determina en su propia especie y las hace parte de un todo que en sus cuerpos resuena y se completa.

Preferible ser una bestia, cualquiera, que no un humano desprovisto de su poder de voluntad sobre sí mismo. Al contrario de aquéllas, ciertas “drogas” tales como el alcohol y la cocaína aniquilan la voluntad de dominio sobre sí acrecentando desmedidamente la voluntad de dominio sobre los demás: es ése el destino moral de un sujeto esclavizado por sustancias diseñadas para beneficiar a sus proveedores y no a sus consumidores. He ahí una vez más la marca del maligno.

Pero hay plantas que Naturaleza da de su propia cosecha, que obran en dirección de fortalecer nuestra voluntad del bien –que nos elevan en lugar de subyugarnos—y gracias a las cuales nuestra aspiración a esa suprema libertad que sólo Dios otorga y por la cual limita su omnipotencia, al fin llega a realizarse plenamente. Hay plantas incluso que nos enseñan a respirar así que podamos conectarnos de forma umbilical con el firmamento y con todos los seres que, bajo él, nos rodean --ya sea que estos mismos respiren o no, que pertenezcan al mundo orgánico o al inorgánico.

La suprema libertad es justamente el sine qua non –aquello sin lo cual no puede haber amor. La disyuntiva, pues, no es entre la libertad y el amor sino entre amar y no amar, entre ser libres o no. Así como para poder amar se ha de ser libre, y que sólo siendo libres es posible amar, la más excelsa libertad que nos aguarda será la de la libertad en el amor. Sólo de tan sagrada unión surgen los seres destinados a realizarse plenamente; hay que respetar la libertad que Dios otorga a cada uno de nosotros pero, también, obrar porque vengan al mundo sobre todo –si no exclusivamente—ésos quienes son fruto del amor, ya que sólo de lo mejor procede lo que es mejor, así como lo peor sólo da vida a lo que le es peor: todo ello por obra y gracia de Naturaleza que es obra divina gestora, instigadora, de nuestra divinidad.

Oremos porque sea el Amor entre un hombre y una mujer el que se ocupe de conformar al ser humano; la nueva ingeniería genética sin el ingrediente del Amor también pareciera invento del “maligno”: La buena ciencia será la que ayude a los hombres y a las mujeres a concebir en el amor --la que ayude a la naturaleza a realizarse en la dirección en que ella parece querer ir, siendo que sólo así, obedeciéndola, podremos manejar sus fuerzas para nuestro bien en lugar de para nuestra total destrucción.

Claro que puede haber dificultad en decidir qué es lo que el templo vivo de la Naturaleza nos está diciendo con sus “oscuras, silentes palabras”. Éstas buscan ser traducidas para la conciencia humana. Ahí es donde las plantas más poderosas pueden ayudar. Son ellas el puente entre la conciencia del hombre y el cuerpo infinito de Dios, mediadoras de la sabiduría de la Madre que nos conecta al Todo viviente dentro de nuestros corazones y, más allá de nosotros mismos, al Todo que es nosotros y que nos trasciende. Ellas nos abren a la creación que siempre espera completarse en lo más recóndito de nuestro pecho, aun sin que nos demos cuenta de ello. Gracias a ellas conoceremos nuestro corazón y realizaremos con nuestras manos y nuestro espíritu las labores de la creación --seremos co-creadores en igualdad de condiciones con Dios, espejo y reflejo su mirada. Gracias a sus enseñanzas accedemos a la más excelsa filosofía que sólo brota de la Poesía. Gracias a ellas yo y el mundo juntos somos el Poema que Dios exhala en su silencio –luz de su alborada y tarde de nuestro ensueño. (Nota de febrero de 1999, Colonia Condesa, México D.F.)

Sigue la PROPUESTA GUADALUPANA DE MARZO DE 1999. TRANSCRITA CON EL REGOCIJO DEL COMIENZO DE LA PRIMAVERA y dedicada a las varias celebraciones del 21 DE MARZO,

EN VALLE DE BRAVO, Edo. de México:

“Que dejen de pisotearnos las flores”.

DONDE TAMBIÉN SE EXPLICA ALGO SOBRE EL PAPEL DE LA MEDIUM:

LA ENCARNACIÓN DEL ARQUETIPO DE LA VIRGEN EN LAS DISTINTAS REGIONES DA LUGAR A LAS “DISTINTAS” VÍRGENES, QUE SON SÓLO UNA A NIVEL GLOBAL Y MUCHAS A NIVEL LOCAL.

La Caridad del Cobre se desdobla en Ochún, deidad del agua dulce, no del agua salada como en la imagen de la Virgen del Cobre, donde se la ve flotando sobre el mar. El mar para nuestras gentes es Yemayá y La Caridad del Cobre así vendría a ser la conjunción de ambas aguas y del Monte donde crecen todas nuestras yerbas y flores más sagradas. Así mismo, la Virgen de Guadalupe es el Arquetipo de la dadivosa madre en cuyo seno se gestan nuestras flores sagradas: “rosas” en aquella época no eran “rosas de Castilla” precisamente sino todas las flores, incluyendo las “de poder” --ésas de las que México es el más prodigioso dador del orbe y no sólo del Continente.

Principales entre las flores sagradas más nobles y aliadas a la comunión son el hikuri (lophophora williamsi) y los teonánacatl --curiosamente o como habría de esperarse, teo=dios en sánscrito, griego y en todas las lenguas derivadas de aquéllas, como no también en lengua náhuatl: se trata de los hongos sagrados como ésos que llaman “derrumbes” y “pajaritos”. (Una de mis hijas, Sylvia María de Jesús, le ha ofrecido a Fidel Castro* su comunión mediando la ingestión del Cuerpo de Cristo que tan presto se da en los campos de Cuba desde la llegada del ganado vacuno, y sobre todo del cebú de la India --pues habrá sido ésta la razón primera por la que el ganado se reconoció sagrado en la India: me refiero a la stropharia cubensis que crece en las generosas plastotas de la reces.) Al hikuri o peyotl lo han usado los pueblos norteamericanos y mesoamericanos desde tiempos ancestrales en ritos que sólo la incomprensión oportunista y el vicio de conquista de los romanos (quiero decir de la iglesia oficialista, burocrática y represiva de entonces y de ahora) llevó a condenar como diabólica –todo ello mientras se imponía la más abyecta esclavitud mediando la intervención no sólo de las armas sino de otro devastador instrumento de dominio que, igualmente, persiste y se acrecienta y que consiste en el uso desmedido y avasallante del alcohol --más diabólico que divino, desde casi cualquier punto de vista, aunque sus adeptos lo defiendan a capa y espada. Sólo una difícil temperancia lo controla. Temperancia que las plantas sagradas parecen asegurar. (* So far no answer…de Fidel.)

Por supuesto que una cosa es el “uso” y otra el “abuso”, y hay “drogas” (así llamadas por conveniencia de quienes ganan con confundir las cosas) que exigen mucho más de lo que dan: la cocaína, la heroína… pero sobre todo, mundialmente y a través de todas las esferas sociales, las bebidas alcohólicas tan elegantemente promovidas por todos lados. La planta de coca natural por supuesto que también es sacrosanta, divina, y ello en la misma medida en que puede resultar mórbida la coca química.

Pero las hay que dan infinitamente más de lo que quitan y que, por ley natural, no pueden ser prohibidas, habiéndolo sido tan sólo para que se puedan realizar las ganancias asquerosas provenientes del negocio, tanto lícito como ilícito de armamentos y de las sustancias mismas --cuyos ingredientes se producen y venden con entera legalidad: Las leyes normativas no poseen ninguna lógica inherente a la naturaleza de las sustancias y sólo responden a los intereses de los traficantes, al mismo tiempo que ponen a su servicio normas jurídicas que desafían todo rigor y que las señalan como anticonstitucionales y totalmente exentas de algún valor positivo: no son sino un instrumento más del estado en contra de sus súbditos o “encomendados”. “A César lo que es de César y a Dios lo que es de Dios”, he ahí el principio violado: pues es aquí dónde César “pior” me está pisando el cayo, dice Dios. Y la madrecita Virgen de vírgenes, la Guadalupana. La que nos ampara.

Es la prohibición, igualmente, la que permite que se trafiquen todo tipo de porquerías que nadie ni probaría si nuestras plantas divinas nos fueran devueltas y dejaran de estar siendo satánicamente satanizadas. El cerebro humano está programado por madre naturaleza para recibir el efecto tranquilizante y edificante de algunas de las yerbas y semillas, tubérculos y flores, más preciadas y cultivadas por la humanidad a través de los milenios --como son las hermosas y sedantes “amapolas” (en lugar de la devastadora “heroína”, resultado de su cocción más dañina) junto a las distintas cannabis, el cáñamo de múltiples, útiles y nobles usos que van desde el papel y la soga hasta el aceite combustible --aparte de la gran variedad de embriagantes aromas conducentes a un estado de bienestar sin par. Es la forma que tiene la Naturaleza de regresar a la contemplación de sí misma y de convertir el “trabajo” en juego, en fuente de placer. Es la respuesta de la Naturaleza a la necesidad de que el ser humano entre en contacto con la totalidad de su ser: Las plantas “enteógenas” le devuelven al espíritu facultades que no pueden operar en cada momento pues podrían interferir con el funcionamiento de otras áreas de la percepción y del entendimiento necesarias para cierto tipo de desenvolvimiento. Divorciarnos violentamente de estas probadas y benditas plantas, sin embargo, constituye el verdadero crimen pues nos aleja del tesoro que hay en nosotros mismos y que ellas nos reintegran –y ello sin que tenga que haber pugna entre el cultivo de un estado de conciencia y otro, siendo que todos son buenos y necesarios, si bien también es cierto que todo lo necesario no siempre es bueno. (La más terrible de las aflicciones espirituales, la esquizofrenia, sólo con amor se cura --y sí se cura.) Gracias a mis flores sagradas es que los hombres supieron respirar como se debe y es por ellas que adoptaron las antiquísimas prácticas de la meditación profunda como el yoga, con cuyo estudio nuestro latinizado, o “romanizado” cristianismo sólo puede seguir enriqueciéndose.

Así que: La prohibición lo que persigue es que algunos se hagan ricos con lo que Dios nos regala por medio del cuerpo de gloria que es Nuestra tierra virgen, en la pureza del monte y de la selva y en los páramos desérticos donde brotan sus más preciadas flores, nuestro consejo. Esas flores que los ejércitos deberían estar ahí para proteger y ver que se propaguen y que nos sirvan, en lugar de vendérnoslas tan caras, dejándonos traficarlas a costa de sobornos y de tantas muertes violentas.

Todo esto que refiero es un sacrilegio y un pecado en contra del Espíritu Santo. Nuestras plantas sagradas no pueden seguir siéndonos arrebatadas so pena de que acabemos por perder nuestra conexión más profunda con la bendita tierra que nos ampara.

.MUJERES DEL PLANETA UNÍOS –SÓLO LAS CADENAS TENÉIS QUE

PERDER

La Virgen señala que ya ha sido probado lo que la humanidad siempre supo antes de que se engañara: que las mujeres tenemos dones que no tienen los hombres y que no se puede legislar de forma balanceada y respetuosa ante la totalidad real que nos constituye mientras las mujeres no ejerzamos una fuerza decisiva en las decisiones a tomar, por lo que:

TODA LEGISLATURA Y DEMÁS PODERES --JUDICIAL COMO EJECUTIVO--HABRÁ DE CONSTITUIRSE SOBRE LA BASE DE “POR CADA HOMBRE UNA MUJER”. El ejecutivo será integrado por un hombre y una mujer, no necesariamente casados, de preferencia amigos, quienes tendrán a su cargo las decisiones ejecutivas sobre una base de compartir algunas decisiones (consenso entre ambos requerido) mientras que otras decisiones dependerían del criterio de la mujer solamente, cuando no del hombre solamente. Así mismo, los puestos legislativos serían por pareja de varones y hembras y en algunas cuestiones sólo los hombres o las mujeres decidirían. Los hombres elegirían a los hombres y las mujeres a las mujeres. (Por lo que gana cada legislador, ahora, se puede remunerar a un hombre y a una mujer de forma equitativa y justa, en igualdad de obligaciones y beneficios.)

Los municipios elegirían a la vez a sus representantes sobre una base no partidista y éstos, cada uno, a una pareja –a un hombre y a una mujer—para que, sin dejar de votar a nivel municipal puedan hacerlo a nivel regional en relación a asuntos que interesan a todos los municipios pertenecientes a un territorio o región. Las regiones votarían y sancionarían a nivel regional sobre asuntos que abarquen a más de un municipio y que compartan un mismo territorio geográfico o región ecológicamente determinada; el último eslabón de la red interdependiente sería el cuerpo legislativo y jurisdiccional que comprende a varias regiones o a todas las regiones del Continente. Los representantes regionales conformarían la Unión Continental y los distintos continentes podrían conformar la Unión Mundial de Regiones Interactivas en lugar de lo que hoy son la “Organización de Estados Americanos” o las “Naciones Unidas”.

Aquí les van algunos nombres y siglas que suenan bonito:

LOS MUNICIPIOS UNIDOS DE LAS AMERICAS…MUA

UNITED MUNICIPALITIES OF THE AMERICAS…UMA

MUNICIPALITÉS UNIES DE L´AMÉRIQUE…….. MUA o MULA

ASOCIACIÓN AMERICANA DE MUNICIPIOS

REGIONALES E INTERREGIONALES................................. AMRI

UNION MUNDIAL DE BIORREGIONES INTERACTIVAS........... UMBI

En cada región se llevaría a cabo una demarcación de las áreas públicas municipales regionales e interregionales. Las áreas públicas regionales servirían de acceso entre los distintos municipios de una y otra región. El ejército sería rediseñado en tanto que facilitador de los intercambios reconocidamente necesarios y no, como ahora, impedimento a que los intercambios pacíficos más deseables tomen lugar.

Los seres humanos no deben verse sujetos jamás a decisiones por parte de agencias ajenas a sus relaciones humanas en el mundo. Es en primer lugar y ante nada la familia la que puede intervenir en los mecanismos de mutua dependencia que ya existen y que se crearán en las diversas localidades para que sus miembros viajen de una localidad a otra mediando vínculos regionales e interregionales. Por medio de esta red familiar intermunicipal, la ciudadanía se vería ligada en primer lugar a la civitas, al municipio –y no ya a la nación estado cuyas funciones y principios han sido rebasados y desbordados a partir de los nuevos sistemas de comunicación y de las nuevas como viejas realidades a las que se hace preciso atender.

El propósito inter-municipalista de que los intercambios sean directos de localidad a localidad, dentro de una misma región y entre ellas, apunta hacia la creación de sociedades en las que lo íntimo y lo público compartirían un espacio intermedio que habría de ser el parte-aguas de las esferas pública y privada, en el que los individuos decidirán dónde termina la una y comienza la otra; en lo espiritual, el respeto al libre arbitrio individual consagra un “espacio vacío” al centro de cada conglomerado urbano y/o rural por medio de un silencio respetuoso donde el alma individual pueda proyectar su propia sombra en busca de un rostro particular que ilumine lo que es pura esencia por sus mil aspectos reflejada. Esto es bueno y necesario ya que sólo a través de lo singular, de lo particular, puede llegarse a lo que es idéntico en cada uno de nosotros: a esa unidad esencial que escoge pasar por la multiplicidad para así llegar a redescubrirse como en el primer momento de la Creación. ¡Para que siempre haya sorpresa, reencuentro, reencarnación!

La falta de documentación migratoria ha sido convertida en fuente de crímenes personales cuando lo verdaderamente criminal consiste en mantener indocumentadas a las personas en contra del más básico de los derechos humanos. La inoperatividad virtual de los gobiernos nacionales es lo que obliga a la humanidad a padecer los más graves oprobios.

Bajo el manto de los Municipios Unidos de las Américas cada ser humano sería reconocido en tanto que persona con obligaciones que han de permanecer en concordancia con sus derechos, o al revés: los derechos serán consecuentes con las obligaciones que se desprenden de las múltiples relaciones familiares y sociales entre las que el ser humano se desenvuelve. Cualquier otra cosa es inhumano, cruel y totalmente inaceptable: poder reclamarse de una o varias patrias en nuestro continente o en el globo es a lo que el ser humano en su crucifixión actual aspira, para ya no verse más en la trágica disyuntiva de tener que traicionar a una “patria” para poder quedar bien con la otra mientras se sufren mil torturas, exorbitantes gastos, humillaciones, atracos y muertes sólo en el proceso de trasladarse de un lugar del Continente a otro y –para colmo—tener entonces que trabajar como el más oprimido de los esclavos bajo el obsceno, inaceptable estatus de “indocumentado”.

EL ESTADO NACIONAL OBSOLETO Y BRUTAL IMPIDE QUE PODAMOS ACTUAR RESPONSABLEMENTE CON NUESTRAS DISTINTAS RAÍCES EN LA TIERRA. Es por lo que urge encontrar el modo de poder ser fieles al todo perteneciendo más plenamente a cada lugar. Los intercambios poblacionales no pueden quedar supeditados al azar o a la “lotería” ni a disposiciones y trámites enteramente ajenos a las posibilidades de los interesados. La cárcel que les imponen los estados nacionales modernos a sus atribulados súbditos, igualmente, constituye fuente de las más atroces injusticias. Sólo haciendo desaparecer a cada estado nacional por común consenso habremos de liberarnos del Terror de siglos.

Para que la transición pueda ser ordenada es perentorio que emerja esta opción, hoy día prácticamente viable, que surja como una alternativa refrendada en todos los municipios de todos los países del Continente americano como vía para la realización de las esperanzas que alguna vez inspiró el ahora tan desdichado nombre de América. Se escoge ser ciudadano ya sea de un país, como en la actualidad, o, en su lugar, de una constelación de municipios capaz de responder a los requisitos específicos de cada cual según sus posibilidades específicas: un plan ciudadano hecho a la medida de cada quien con el apoyo de nuestras familias extendidas compuestas de consanguíneos, parientes y amigos, organizaciones civiles, iglesias, corporaciones, ligas obreras y artesanales, escuelas etc…de forma tal que cada cual pueda cargar con su propio curriculum ciudadano, hecho a su medida. En muchos casos éste iría creciendo con el tiempo o cambiando según la orden del día.

Sólo así será posible transformar una economía de guerra en una de paz --que no habrá de ser, por supuesto, la del crecimiento hasta ahora conocido, perpetrado contra nuestro medio ambiente, sino la del reciclaje y rescate de nuestro patrimonio humano entendido éste como el de la naturaleza viva que nos da de comer, y que nos alimenta no sólo por nuestras bocas y poros y pulmones, sino por los ojos en los que la hermosura nos habla de la salud: esa Belleza que evapora la distancia entre nuestros cuerpos y el cuerpo de gloria de la Encarnación. Sólo en la Belleza se da el Santo Amor del Santo, imagen viva de la salud y del bienestar, tanto física como espiritual: en la suprema perfección, la dicotomía cuerpo/espíritu se apaga.

Si bien las luchas étnicas y religiosas, dadas las extraordinarias presiones demográficas ahijadas en la irresponsabilidad más total, quizá no pudieran ser abatidas por completo, su incidencia se reduciría a partir de un ordenamiento que tenga como objeto la satisfacción de las verdaderas necesidades terrestres del cuerpo y del alma, y no ya la satisfacción de los requerimientos de los acumuladores de capital. Éstos no resistirán el impacto de lo que se espera, ni probablemente tampoco el impacto de lo que quizá no se espera pero que sin duda vendrá. Los miles de millones que mueren a deshora como resultado de la locura de los últimos siglos, al igual que como resultado de los naturales procesos del ciclo de la vida, deberán ser enterrados así que sus cuerpos nutran a la tierra para que ésta pueda seguir alimentando a quienes logren sobrevivir al impacto del caos actual e inmediato. ¡Que nuestros propios cuerpos alimenten al de nuestra madre para que de ella brote un nuevo manjar --para que podamos heredar, al fin, nuestro cuerpo de gloria! En eso consistiría, real y verdaderamente, una “santa sepultura”…

PAPEL DE LAS MONARQUÍAS YA EXISTENTES Y DE LAS QUE SE CREARÍAN. LIBRE EMPRESA” SÍ,CAPITALISMO” NO.

Podrían verse más “monarquías socialistas” –o mejor, “comunitaristas”, es decir, parlamentarias pero en las que los monarcas entretendrían una relación especial no tanto con “súbditos” en el sentido tradicional como con miembros de una mancomunidad sea ésta angloparlante, hispanoparlante, francoparlante, lusoparlante, cherokee, náhuatl, chichimeca, yaqui, mazahua, mazateca, chicana etc… Los representantes simbólicos de la mancomunidad de una lengua podrían ser el Rey y la Reina de Inglaterra por ejemplo, o de España (o sus Príncipes y Princesas cansados de esperar la corona que la longevidad creciente de la humanidad les escatima) o un poeta y una poeta laureados y amados tal cual han sido tantos (como un Víctor Hugo o un Rubén Darío, una Avellaneda o una Mistral, sin olvidar al gran Netzahualcóyotl).

“Socialistas” no “estatistas”, antes que “capitalistas” en la medida en que, si bien “la libre empresa” no puede ser prohibida por razón de naturaleza --ya que el trueque entre “libres empresarios” ha sido y será la forma natural de los intercambios -- el capitalismo entendido como la transformación de los medios de intercambio en el fin-en-sí de esos intercambios (donde la consabida “moneda”, a la par de sus variantes, que debió facilitar y hacer los intercambios más justos y fluidos, acaba por impedir, antes que facilitar, los intercambios más elementales) quedaría prácticamente eliminado --a Dios gracias y ¡no faltaba más! Los mismos conocimientos y tecnologías que agenciaron los desafueros pueden posibilitar su corrección, aunque sólo previo un conocimiento bien fundado (sin el cual sucumbimos ante la “falsa erudición” --que, de todas las formas de ignorancia, sin duda es la peor).

Los políglotas participaríamos en varias mancomunidades definidas por el uso de una lengua común y sacaríamos el provecho merecido al participar en varios mundos lingüístico-culturales, sin que ser miembro de una mancomunidad pueda entrar en conflicto con la más plena membresía en otra(s).

DESAPARICIÓN DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS COMO FÓRMULA PARA LA SELECCIÓN DE GOBERNANTES.

Los consejos de gobierno o parlamentos serían seleccionados sin la intervención de los partidos políticos en las contiendas. Éstos, de insistir en persistir, al menos se verían impedidos de inyectar su veneno en la discusión de los asuntos públicos de importancia y se limitarían a presentar propuestas de ley ante los consejos legislativos y de gobierno. Los ciudadanos electos a los consejos de deliberación estarían obligados a decidir sin la intervención de intereses ajenos al bien público, único criterio permisible a la hora de legislar (tal como tan sólo se supone que sea ahora). Para que este proceso resultara lo más incorruptible posible, la actividad de los escogidos como legisladores, jueces y ejecutivos, estaría constreñida a permanecer transparente, con un plan de retiro lo suficientemente atractivo como garantía parcial en contra de una corrupción que, de tener lugar, podría ser penada con la muerte, incluso. No es a una mujer que mata por defenderse a la que habría que ejecutar, como han sido tantas, sino a quienes violan el mandato de “mandar obedeciendo” (frase tan bien encontrada del movimiento zapatista...).

Al mismo tiempo, la aceptación jurídica del concepto de “crimen consensual” no tendría cabida en el seno de un orden respetuoso de la verdad, de la justicia, y de la libertad e integridad inviolables de la persona. Para que pueda haber justicia en nuestros tribunales es necesario primero que éstos no pasen la mayor parte del tiempo juzgando “crímenes” que no pueden serlo sin que medie la corrupción del concepto mismo de justicia y todo ello para que los verdaderos crímenes permanezcan en su inmensa mayoría impunes. Sólo donde haya habido violación de la voluntad de alguien en relación a su persona y/o propiedad es que puede decirse que haya habido crimen.

En relación a la violencia intrafamiliar, los abusos y el maltrato de una mujer, de los hijos o parientes (excepcionalmente de un hombre), no deben ser vistos como de la incumbencia directa del dominio público: sólo mediando el infinitamente complejo telar de las relaciones humanas bajo un régimen drásticamente alejado del que nos fuera impuesto durante siglos, será posible que las mujeres vayan recuperando su ancestral poder de decisión, haciéndose respetar una vez más como aquella mitad que, sin ser mejor ni peor en sí, resulta esencial e irremplazable. Para que los dones de la mujer logren enderezar la barca, el ámbito público velará sobre todo porque su voz sea escuchada allí donde se ventilen asuntos de importancia para la comunidad y, también, velará porque cada mujer disponga de uno o varios grupos de apoyo a los que poder acudir, según mejor le parezca. Los conflictos familiares que no puedan ser resueltos exclusivamente a partir de la intimidad entrarían a discusión y resolución dentro de esa área intermedia entre lo público y lo privado a la que la persona afectada podrá recurrir en su momento.

HASTA AQUÍ, Y POR LO PRONTO, ESTOS “PENSAMIENTOS DESORDENADOS” EN PRO DE UN ORDEN SUPERIOR.

 


[1] Desde que se redactó este ensayo, el Purgatorio famoso en el que nos hicieron creer desde la más tierna edad resulta que misteriosamente ha desaparecido… sin hablar del limbo...

 


Last Updated on Wednesday, 13 February 2013 17:06